Hex Mask UI Icons Arrow Down Arrow Left Arrow Right Arrow Up Brackets Calendar Checkmark Chevron Down Chevron Left Chevron Right Chevron Up Clock Close Connect Copy crown download Ellipsis External URL Favorite (off) Favorite (on) Fullscreen Help Home Info Live Minus Mobile Menu Mobile Overflow Paginate Dot (filled) Paginate Dot (empty) Pin Placeholder Icon Play Video Circle Play Video Plus Search Team No-Team-Logo_Fallback_003 Ticket Trophy User Input Video Video Play Icon World X Game Mode Icons Hero Icons Map Icons Platform Icons Exclusive on Battle.net Social Icons Mobile Discord Facebook Instagram Reddit Twitch Twitter VK Youtube Weibo WeChat Workshop Icons WorkshopControl WorkshopShare WorkshopInfinite

Una crónica calamitosa: Dentro de Deadlock Rebels con su autora, Lyndsay Ely

Una crónica calamitosa: Dentro de Deadlock Rebels con su autora, Lyndsay Ely

Tras la catastrófica Crisis Ómnica, el mundo está más necesitado que nunca de héroes. Es posible que los jóvenes advenedizos de la banda Deadlock no sean los héroes que precisa el mundo del mañana de Overwatch, pero aquí están, al fin y al cabo, en toda su desenfrenada gloria.

Deadlock Rebels es una novela de Overwatch ambientada en el suroeste de Estados Unidos durante los años turbulentos posteriores a la Crisis Ómnica que explora los inicios de la famosa banda Deadlock. Elizabeth Caledonia Ashe, una joven delincuente y oportunista a quien desheredan de la fortuna familiar forma una cuadrilla con Jesse McCree, un rufián de poca monta, y BOB, su mayordomo ómnico, con los que lleva a cabo una serie de fechorías.

La novela la ha escrito Lyndsay Ely, que conoce muy bien los wésterns futuristas desde la publicación de su primera novela, Gunslinger Girl, una historia sobre una osada heroína que se enfrenta al «Oeste del mañana». Con esta experiencia en el género, ha concebido un relato con atracos audaces, dinero rápido, alianzas peligrosas y una camaradería que prevalece sobre los lazos de sangre.

Nos hemos reunido con Lyndsay Ely para hablar del arte de escribir novelas, de lo que ha supuesto trabajar con el equipo narrativo de Overwatch y de cómo ha captado las voces de nuestros rebeldes favoritos de Deadlock.


¿Cómo ha sido el camino que has recorrido hasta convertirte en escritora? ¿Cómo fue la publicación de tu primera novela?

Para empezar, escribí durante mucho tiempo antes de terminar una novela. ¡Recuerdo escribir cuando estaba en el colegio! Fue mi segundo manuscrito terminado (entre muchos otros inacabados) el que se convirtió en Gunslinger Girl, con el cual debuté. Tuve la inmensa suerte de contar con un equipo editorial apasionado y solidario, así como con un grupo de amigos escritores que me apoyaba, ¡porque publicar la primera novela puede ser una montaña rusa de emociones!

¿Cómo has acabado en el mundo de los videojuegos escribiendo una novela de Overwatch?

Quiero pensar que se debe a un extraño camino del destino relacionado con Blizzard y surgido a raíz de lo mucho que jugué en su día a StarCraft y Diablo II, pero, como casi todo en el mundo editorial, fue una pizca de suerte y una pizca de trabajo. El editor se puso en contacto con mi agente para trabajar en el proyecto, momento en el cual escribí un par de capítulos de prueba. Por suerte les gustaron, porque en cuanto empecé a zambullirme en el universo, ¡no quería salir!

¿Qué lecciones aprendidas de la publicación de tu primera novela has trasladado a Deadlock Rebels?

La más importante fue no tener miedo a los plazos. Deadlock Rebels es, con diferencia, el libro más rápido que he escrito, pero ya había hecho antes entregas rápidas de revisiones, y los personajes eran tan divertidos de escribir que los primeros borradores afloraron con mucha rapidez.

Tanto Gunslinger Girl como Deadlock Rebels son wésterns futuristas. ¿Qué es lo que más te gusta de este género?

Tengo muy claro que mi afición por los wésterns futuristas comenzó con Las aventuras de Brisco County Jr., un steampunk wéstern que era de mis series favoritas cuando era pequeña. Y, en términos generales, los elementos de un wéstern se funden muy bien con otros géneros. Si añades un poco de ciencia ficción o fantasía, salen cosas alucinantes como Cowboy Bebop, la saga La Torre Oscura, Star Wars, etc. Creo que los wésterns futuristas son especialmente divertidos porque puedes coger elementos clásicos, como armas, transporte y un entorno hostil, y dar rienda suelta a tu creatividad.

¿Hubo algún aspecto en concreto del universo de Overwatch y de sus personajes en el que tuvieras ganas de profundizar en tu novela?

Por lo general, me encanta todo lo que combina géneros, algo que es muy evidente en Overwatch. Pese a que la novela en sí misma es autónoma, siempre subyacía la percepción de que el mundo a su alrededor era muy amplio, y sin duda eso ayudó a sazonar algunos elementos de la novela.

¿Cuáles son los elementos de una historia que más te gusta escribir?

Las escenas de acción son, desde luego, mis favoritas. Me encanta la energía que transmiten y el reto que supone tener un montón de piezas moviéndose por una escena e intentar hacer que todo funcione (y además se pueden añadir explosiones). Crear personajes es otro de mis momentos favoritos en la escritura, ¡muchos personajes! Me cuesta horrores evitar incorporar demasiados personajes a una historia.

¿Qué tipo de investigación llevaste a cabo para Deadlock Rebels?

Empecé a consumir todo el contenido de Overwatch posible. Vi todas las secuencias cinemáticas, consulté sitios web de aficionados, vi vídeos del juego y, por supuesto, leí The Hero of Numbani, de Nicky Drayden. Como era de esperar, acabé interesándome bastante por las tramas de muchos de los personajes. Y, si escuchar casi sin parar la canción del vídeo «Reencuentro» cuenta como investigación, pues también hice eso (junto con algunos temas de The Heavy Horses).

¿Eras ya fan de Overwatch antes de esta novela o has terminado jugando mientras escribías?

Odio tener que admitirlo, ¡pero todavía no he jugado a Overwatch! Sin embargo, sí que lo conocía por convenciones de videojuegos y amigos que sí que juegan. Lo que más me gusta del juego es lo amplio que es el universo, la cantidad de personajes que tiene y la enorme variedad de elementos que contiene. Estoy segura de que The Hero of Numbani menciona unos dibujos del universo de Overwatch, ¡porque recuerdo pensar que me encantaría verlos!

Ashe y McCree son dos personajes complejos con una relación bastante complicada. ¿Qué es lo que más te ha gustado escribir de ambos y de su relación previa al mundo presente de Overwatch?

Tienen una dinámica muy divertida con la que poder jugar. Son un poco competitivos y les gusta provocar, y acaban pasando de ser extraños a ser compinches y a desarrollar una auténtica amistad. También hay un elemento agridulce, ya que sabemos que esta amistad se rompe en algún momento, pero eso aportó un aspecto único al reto de escribirlos.

¿Te sentiste atraída por algún personaje en particular?

Tengo que decir Ashe. Me encanta porque es irritable y mandona, pero más tierna por dentro de lo que parece, sobre todo cuando se trata de BOB y de sus nuevos amigos. Es muy verosímil.

¿Cómo afrontaste la escritura de una novela en la que los personajes y el universo están prácticamente desarrollados?
¡La verdad es que siempre había querido hacer algo así! Me gustaban mucho los cómics cuando era pequeña (¡y ahora también!) y siempre soñé con escribir para los personajes que leía.

En concreto, para esta historia, el mayor reto fue tratar de imaginar su marco temporal y cómo era el mundo entonces. Deadlock Rebels se desarrolla no mucho después de la guerra Ómnica, pero un par de décadas antes de la era actual de Overwatch. Así que tuve que reflexionar sobre la tecnología, cómo se las apañaba la gente en la posguerra, qué se encontraba todavía en proceso de recuperación y cómo esas cosas podían influir en el entorno y los personajes de la historia.

¿Cómo ha sido colaborar con el equipo de Overwatch y, más concretamente, con el equipo narrativo?

¡Diferente a todo lo que había hecho antes! Pero ¿a quién no le gusta hablar de historias? Como era de esperar, tenía muchísimas preguntas para el equipo narrativo, pero también me he divertido mucho y, aunque algunas partes de la historia ya estaban desarrolladas, me sorprendió el amplio margen que había para la creatividad en cuestión de personajes, escenarios, etc.

¿Qué te gustaría que disfrutaran más los seguidores cuando lean Deadlock Rebels? ¿Hay algo más que quieras que sepan?

Espero que la lectura les resulte amena y puedan conocer un poco mejor a Ashe, McCree, BOB y otros.

Y prometo que jugaré al juego algún día, y sin duda se me dará fatal.


Agarrad vuestra dinamita y preparaos para el combate: ¡ya está aquí el desafío Deadlock de Ashe! Desde ahora y hasta el 5 de julio, jugad partidas para obtener nuevas e indómitas recompensas, como un icono de jugador, grafitis de vuestros pistoleros favoritos y el aspecto Ashe de Deadlock. Además, echad un vistazo a Deadlock Rebels, una nueva novela de Overwatch escrita por Lyndsay Ely, y leed el calamitoso primer capítulo (o que os lo lea vuestro mayordomo ómnico).

0 comentarios