Hex Mask UI Icons Arrow Down Arrow Left Arrow Right Arrow Up Brackets Calendar Checkmark Chevron Down Chevron Left Chevron Right Chevron Up Clock Close Connect Copy crown download Ellipsis External URL Favorite (off) Favorite (on) Fullscreen Help Home Info Live Minus Mobile Menu Mobile Overflow Paginate Dot (filled) Paginate Dot (empty) Pin Placeholder Icon Play Video Circle Play Video Plus Search Team No-Team-Logo_Fallback_003 Ticket Trophy User Input Video Video Play Icon World X Game Mode Icons Hero Icons Map Icons Platform Icons Social Icons Mobile Discord Facebook Instagram Reddit Twitch Twitter VK Youtube Weibo WeChat Workshop Icons WorkshopControl WorkshopShare WorkshopInfinite

Los entresijos de Cazarrecompensas

Los entresijos de Cazarrecompensas

Llamando a todos los forajidos, parias y más despreciables malhechores: hay una recompensa y ha llegado la hora de cobrarla. El nuevo modo del Arcade de Overwatch ha entrado en escena junto con el Año Nuevo Lunar y ha llegado para quedarse. Cazad cabezas, obtened puntos y escalad en la clasificación para demostrar que sois los guerreros más encarnizados de la trifulca. ¿Quién se hará con la victoria y se alzará con la corona de depredador supremo?

Michael Liaw, diseñador de juego sénior, uno de los artífices del sangriento caos que supone el nuevo modo de juego, Cazarrecompensas, nos habla de las pruebas y colaboraciones que han llevado a cabo y de cómo acumular puntos logrando bajas.


Liaw, diseñador de juego sénior, comenzó su andadura en la industria notificando errores como agente de control de calidad para que los diseñadores los corrigieran. Ahora, se pasa el día creando y perfeccionando las hordas de enemigos a los que se enfrentarán los jugadores en Overwatch 2.

«Fui a la universidad a estudiar programación con la esperanza de encontrar la manera de entrar en el mundo de los videojuegos, pero no sabía cómo —explica Liaw—. Tras terminar el primer año, solicité un puesto de control de calidad en BioWare y conseguí la entrevista. Me presenté con muchos nervios y con mi mejor traje, y conocí a un grupo de desarrolladores distendidos que sentían curiosidad por mi capacidad para solucionar problemas y que querían saber si encajaría bien en la empresa. Y resultó que sí. Trabajé en varios juegos como agente de control de calidad y después pasé a ser diseñador de juego».

Después de que un amigo lo informara de que había una vacante para Overwatch, Liaw, un jugador veterano que había dedicado un montón de horas a varios juegos de Blizzard, se unió al equipo y ya no miró atrás. «Cuantas más cosas aprendía de la gente que trabajaba aquí, cómo era la vida en Blizzard y lo modestos que eran todos, más ganas tenía de entrar».

Cazarrecompensas es la primera trifulca en la que ha trabajado Liaw, y su implementación añade algo nuevo a Overwatch: un combate a muerte todos contra todos en el que los jugadores pueden cazar a los objetivos para obtener puntos. Al principio fue una tarea abrumadora, pero encontró el camino con ayuda de sus compañeros de equipo. «Nunca había diseñado un modo de juego como este —cuenta Liaw—. Había pasado la mayor parte de mi carrera profesional trabajando en el diseño de los enemigos y en la inteligencia artificial, por lo que esto quedaba fuera de mi zona de confort. Sin embargo, eso es lo que mola de trabajar con este equipo: que te animan cuando quieres probar cosas nuevas y te ayudan a triunfar».

Los orígenes de Cazarrecompensas

La concepción de Cazarrecompensas tiene su origen en el evento del Año Nuevo Lunar, en el que Captura la bandera se ha convertido en un elemento esencial de carácter anual para los jugadores. «Este modo comenzó siendo una versión de todos contra todos de Captura la bandera —recuerda Michael Heiberg, diseñador principal del juego en el equipo de Overwatch y responsable de la concepción de Cazarrecompensas—. Me encantan los modos que tenemos de Captura la bandera, sobre todo Relámpago, pero me puse a pensar si habría una variante que pudiera resultar interesante y divertida para aquellos jugadores que buscaran una experiencia en solitario más relajada. Así que probamos una versión en la que el objetivo portaba una bandera y la meta era que los cazadores lo mataran para robársela. Tras varias pruebas, descartamos la bandera porque los jugadores tenían la impresión de tener que entregarla en algún sitio».

A continuación, Heiberg le pasó las riendas a Liaw. El equipo empezó a realizar más y más pruebas, hasta crear un prototipo que acabaría convirtiéndose en Cazarrecompensas. En un primer momento, se trataba de una modificación de un combate a muerte con ochos jugadores en el que el objetivo, ya sin bandera, podía verse a través de las paredes para que los cazadores pudieran rastrearlo y darle muerte. «Era muy divertido y excepcionalmente caótico —cuenta Liaw—, pero el objetivo duraba muy poco tiempo con vida. Seguimos haciendo pruebas y pensando en cómo incorporar la temática de los cazarrecompensas en este modo de juego».

A medida que avanzaba el desarrollo, tuvo en consideración distintas ideas: ¿cómo reclamarían los jugadores las recompensas? ¿Qué recibirían por acabar con un objetivo? ¿Debía aumentar la recompensa con el tiempo para que a los cazadores les saliera más rentable acechar desde las sombras antes de atacar? Aunque este caos sangriento parecía divertido desde un primer momento para los cazadores, no lo era tanto para la presa.

Liaw pensó en cómo serían recompensados los jugadores que se convirtieran en el objetivo. El momento debía resultar impactante, como si la presa tuviera una oportunidad de enfrentarse a la manada de depredadores que se lanzaban a por ella.

«A Jeff Kaplan se le ocurrió la idea de llenarles el medidor de la definitiva. Pensé que podía ser divertido y me pregunté qué le parecería al jugador —recuerda Liaw—. Y resulta que tener la definitiva garantizada es muy divertido».

El momento en el que los jugadores obtenían sus definitivas tras convertirse en el objetivo durante las pruebas era siempre, en palabras de Liaw, «una verdadera gozada». El equipo disfrutaba evaluando las partidas y tratando de averiguar cuál sería el metajuego y cómo contrarrestarlo. A medida que seguían realizando pruebas, convertirse en el objetivo dejó de implicar la toma de una decisión apresurada entre luchar o huir y se volvió más un desafío gratificante. «En especial, me gusta el sonido que se oye cuando pasas a ser el objetivo y logras bajas —comenta Liaw—. Es muy gratificante y te incita a seguir logrando más y más bajas, y los efectos visuales que acompañan te hacen sentir poderoso. Se producen peleas de lo más desconcertantes cuando todo el mundo trata de convertirse en el siguiente objetivo y buscan cualquier forma de sacarle el máximo provecho a una definitiva gratuita».

Secretos del oficio

Con el diseño terminado y el modo de juego listo para la celebración del Año Nuevo Lunar de este año y más allá, Liaw tiene muchas ganas de que los jugadores conozcan de primera mano la anarquía de Cazarrecompensas y las experiencias que ofrece. «Es un combate a muerte todos contra todos, pero en el que todos tienen un objetivo —explica—. Hay un propósito que permite que los jugadores se encuentren unos con otros con facilidad para luchar. Además, la probabilidad de remontar en la clasificación es muy alta. Los jugadores consiguen el triple de puntos cuando matan al objetivo o logran bajas cuando son el objetivo. Si a eso le sumamos la disponibilidad de la definitiva cuando se convierten en el objetivo, lo cierto es que solo están a una buena racha de asesinatos de situarse entre los primeros».

Probar una nueva trifulca y tener que adaptarse de inmediato a una serie de reglas ajenas puede resultar abrumador. Por suerte, Liaw tiene unos cuantos consejos para aquellos que quieran lograr una buena racha de asesinatos.

Primero: se consiguen puntos por matar a otros jugadores, aunque no sean el objetivo. «Puede resultar útil intentar matar a los jugadores que van a por el objetivo —explica—. No otorgan muchos puntos, pero es muy probable que no te estén prestando atención, por lo que pueden suponer un blanco fácil. El objetivo es visible a través de las paredes. Si queréis luchar, dirigíos hacia él y seguramente os topéis con alguien por el camino».

Segundo: aprovechad las ventajas a las que tenéis acceso cuando os convertís en el nuevo objetivo. Os curáis por completo cuando matáis al objetivo y, además, obtenéis una definitiva gratuita. «Puede merecer la pena intentar asestar el golpe de gracia al objetivo. Si lo lográis, es posible que podáis lograr más bajas o que podáis huir del combate».

Una vez interiorizadas estas lecciones, Liaw espera que los jugadores puedan embarcarse en la primera de muchas cazas de recompensas y se dejen llevar por el caos de la nueva trifulca.


Desde ahora y hasta el 25 de febrero, podéis lanzaros a la batalla y celebrar el regreso del Año Nuevo Lunar de Overwatch con objetos festivos, recompensas semanales y una nueva trifulca: ¡Cazarrecompensas!

0 comentarios