Hex Mask UI Icons Arrow Down Arrow Left Arrow Right Arrow Up Brackets Calendar Checkmark Chevron Down Chevron Left Chevron Right Chevron Up Clock Close Connect Copy crown download Ellipsis External URL Favorite (off) Favorite (on) Fullscreen Help Home Info Live Minus Mobile Menu Mobile Overflow Paginate Dot (filled) Paginate Dot (empty) Pin Placeholder Icon Play Video Circle Play Video Plus Search Team No-Team-Logo_Fallback_003 Ticket Trophy User Input Video Video Play Icon World X Game Mode Icons Hero Icons Map Icons Platform Icons Social Icons Mobile Discord Facebook Instagram Reddit Twitch Twitter VK Youtube Weibo WeChat Workshop Icons WorkshopControl WorkshopShare WorkshopInfinite

Junkrat

  • Lanzagranadas
  • Mina de conmoción
  • Cepo
  • Rueda explosiva

Junkrat

Función

Daño

Dificultad

El armamento antipersona de Junkrat está compuesto de un lanzagranadas que lanza proyectiles que rebotan, minas de conmoción que hacen saltar a los enemigos por los aires y cepos que los inmovilizan por completo.


Las teclas predeterminadas de PC que aparecen a continuación se pueden configurar en el juego.

Armas

Lanzagranadas

Lanzagranadas

Arma de proyectiles explosivos que rebotan.

Habilidades

Mina de conmoción

Mina de conmoción

Lanzas una mina que repele con MAYÚS IZQ y la detonas con HABILIDAD 1.

Cepo

Cepo

Colocas una trampa inmovilizadora.

Rueda explosiva

Rueda explosiva

Diriges y detonas una rueda explosiva.

Caos total

Caos total

No sufres daño de tus propios explosivos. Sueltas bombas al morir.

Biografía

  • Junkrat, Edad: 25
  • Ocupación: Anarquista, ladrón, demoledor, mercenario, cazatesoros
  • Base de operaciones: Junkertown, Australia (anteriormente)
  • Afiliación: Junkers (anteriormente)

«¡Es un día perfecto para desatar el caos!».

Junkrat es un fanático de los explosivos que disfruta con el caos y la destrucción.

El ataque al núcleo de fusión del omnium australiano alteró para siempre el paisaje del desierto. Tras la detonación, el área quedó transformada en un yermo estéril e irradiado, lleno de escombros y de los fragmentos retorcidos de la instalación destruida. Era prácticamente imposible vivir allí.

Pero algunos sobrevivieron. Se hacían llamar Junkers. Escarbaron entre los restos del omnium y formaron una sociedad despiadada y sin ley a su sombra. Junkrat era uno de ellos: sobrevivía a base de recuperar metal y otros componentes de entre las ruinas. Como tantos otros, quedó afectado por la radiación. Ese toque de locura lo convirtió en el individuo ideal para manejar explosivos peligrosos, una afición que se convirtió en obsesión.

Se hizo notar cuando descubrió un secreto de gran valor entre las ruinas del omnium. Aunque pocos sabían qué había encontrado exactamente, lo persiguieron cazarrecompensas, bandas y oportunistas allá adonde fuera, hasta que hizo un trato con el matón junker Roadhog, que aceptó de mala gana ser su guardaespaldas personal a cambio de la mitad del botín.

Ahora, con Roadhog a su lado, Junkrat se ha ido del desierto australiano y ha emprendido una oleada de crímenes a escala internacional. A su paso no queda más que caos y destrucción.