Hex Mask UI Icons Arrow Down Arrow Left Arrow Right Arrow Up Brackets Calendar Checkmark Chevron Down Chevron Left Chevron Right Chevron Up Clock Close Connect Copy crown Ellipsis External URL Favorite (off) Favorite (on) Help Home Info Live Mobile Menu Mobile Overflow Paginate Dot (filled) Paginate Dot (empty) Pin Placeholder Icon Play Video Circle Play Video Plus Search Team No-Team-Logo_Fallback_003 Ticket Trophy User Input Video Video Play Icon World X Game Mode Icons Hero Icons Map Icons Platform Icons Social Icons Mobile Discord Facebook Instagram Reddit Twitch Twitter Youtube Weibo WeChat

Doomfist

Doomfist

Función

Daño

Dificultad

Gracias a su tecnología cibernética, Doomfist es un luchador de primera línea muy ágil y fuerte. Además de infligir daño a distancia con Cañón de mano, Doomfist puede golpear el suelo, lanzar enemigos al aire y desequilibrarlos, o meterse en la refriega cargando con Puño cohete. Cuando se enfrenta a un equipo que permanece muy unido, Doomfist pega un salto, se sale del campo de visión y se estrella contra el suelo con su espectacular Meteoro.


Habilidades

Cañón de mano

Doomfist dispara una ráfaga de proyectiles de corto alcance con sus nudillos. La munición se recarga automáticamente tras un breve período.

Golpe sísmico

Doomfist salta hacia delante y golpea el suelo, lo que atrae a los enemigos cercanos.

Uppercut

Doomfist golpea a un enemigo frente a él y lo lanza por los aires.

Puño cohete

Tras cargar la habilidad, Doomfist se lanza hacia delante y repele a un enemigo. El daño aumenta si el enemigo choca contra un obstáculo.

Meteoro

Doomfist pega un salto e inflige un daño considerable al aterrizar.

Biografía

  • Nombre real: Akande Ogundimu, Edad: 45
  • Ocupación: Mercenario
  • Base de operaciones: Oyo, Nigeria
  • Afiliación: Talon

«Solo evolucionamos a través del conflicto».

Doomfist, recientemente liberado de su encarcelamiento, está decidido a sumergir el mundo en un nuevo conflicto que cree que fortalecerá a la humanidad.

Akande Ogundimu procede de una reputada familia nigeriana, de la que heredó una compañía de tecnología protésica. Ogundimu, habiéndose convertido en una figura muy inteligente y carismática, ayudó a expandir el negocio familiar y a prepararlo para el futuro mientras dedicaba su tiempo libre a su primer amor: las artes marciales de competición. Se entrenó en estilos de lucha africanos tradicionales, como el dambe y el gidigbo, así como en lucha libre y otros sistemas de combate modernos. Así logró incorporar las técnicas más eficaces en su repertorio. Ogundimu compitió en torneos en todo lo largo y ancho del continente haciendo uso de su intuición y habilidad para leer a sus oponentes, así como su formidable velocidad y fuerza.

Sin embargo, cuando perdió el brazo derecho como consecuencia de la Crisis Ómnica, parecía que su carrera de artista marcial se había acabado antes de alcanzar su plenitud. Su empresa de prótesis cibernéticas le permitió recuperarse de sus heridas e incluso hacerse más fuerte. No obstante, estas mejoras lo descalificaron de la competición. Entonces, intentó dedicarse a su negocio con el mismo entusiasmo que tenía por la lucha, pero no encontró nada que pudiese llenar ese hueco... Hasta que Akinjide Adeyemi, más conocido como el segundo Doomfist, le dio una nueva oportunidad con el Azote de Numbani.

Adeyemi le ofreció a Ogundimu la posibilidad de luchar junto a él como mercenario. Aunque con cautela, Ogundimu aceptó y descubrió que ahora se le presentaba una oportunidad para dar rienda suelta a sus habilidades. Con el tiempo, Adeyemi lo introdujo a la organización Talon. La creencia de Talon de que la humanidad se fortalecería a través del conflicto se identificaba con las experiencias personales de Ogundimu. Además, las luchas de poder de Talon presentaron un nuevo reto que le permitió utilizar su talento como líder y su astucia como combatiente.

Adeyemi era un recurso útil para Talon, pero la organización vio mucho más potencial en Ogundimu debido a su inteligencia y a su capacidad como comandante para inspirar a los demás. Mientras que Adeyemi se contentaba con aprovecharse de las incursiones en Numbani, Ogundimu tenía una visión más ambiciosa. Esta diferencia de aspiraciones llevaría a Ogundimu a asesinar a su maestro y tomar el título de Doomfist junto con el guante del mismo nombre.

Como nuevo Doomfist, Ogundimu ascendió en Talon y ayudó a orquestar un conflicto que algún día abrumase al mundo, según las expectativas de la organización. Sin embargo, antes de que su plan llegase a realizarse, un equipo de asalto de Overwatch, que incluía a Tracer, a Winston y a Genji, derrotó y capturó a Ogundimu. Lo encarcelaron en una institución de máxima seguridad durante años, donde esperó pacientemente a que se desencadenaran los sucesos que había instigado.

Al final, un día sintió que era el momento de regresar. Escapó de su prisión y recuperó el guante de Doomfist tras una batalla unilateral contra los robots de defensa OR15 de Numbani, de reciente descubrimiento. Ahora ha retomado su puesto en el consejo central de Talon y está preparado para desencadenar una guerra que consuma el mundo de nuevo.